Un diluvio con vistas

IMG_5423 (640x480)

Tomamos nuestro segundo y último desayuno en el país del queso, antes de partir rumbo al sur. Dogubayazit, nombre que parte de la expedición no ha conseguido pronuciar correctamente dos veces seguidas, es nuestro destino, pero en realidad es la voz de Noé, al timón del Arca, quien nos reclama desde la cumbre del monte Ararat.

Acabamos de probar las últimas denominaciones de origen que nos faltaban y nos dirigimos a la estación de buses. Hay que esperar al siguiente, tenemos que empezar a madrugar un poco y a sacrificar los banquetes matutinos.

En Igdir hacemos transbordo. Un bus a todo lujo nos espera, en el que podríamos seguir todo el viaje de vuelta a Salónica. Bueno, a lo mejor no, a bordo va el típico ayudante de conductor desinhibido, con el nivel de hormonas algo descontrolado y un poco de manía por la limpieza de su vehículo. A la que detecta la presencia de dos quinceañeras en bermudas, el termostato se le va a tomar por saco, y empieza el rito del apareamiento propio de las montañas. Un rato de pavoneo, vale, pero al final hay que poner cara de turistas cabreados para acabar con la danza de la lluvia.

Mientras el ayudante nos importuna con sus ininteligibles piropos en turco, el Ararat aparece por la ventana de la izquierda. Un gigante coronado de nieves que se alza sobre una planicie inmensa, y que recorremos mientras lo miramos absortos. Todo esto hasta arriba de agua, eso es un diluvio como Dios manda, amiguitos.

El ayudante del chófer, una vez recuperado el termostato, nos indica que debemos bajarnos en el cruce de carreteras. Esperamos y en poco minutos aparece un taxi con el que negociamos llegar hasta el Ishak Pasha Sarahyi, que es lo que hay que ver aquí. Para estar seguros de que todo está en orden, hacemos una parada intermedia para hablar con el guía local de la Lonely que nos hacía de traductor por el móvil.

-Míralo si no me crees -nos dice buscándose en las páginas del capítulo local de la guía-. Este soy yo. Y te digo que la guía esta desfasada, ya puedes ir multiplicando por dos todos los precios, que ha subido la gasolina.

Bueno, no te pases Zafer. Vemos el palacio y de viaje de vuelta, nada, ya nos apañamos con un dolmus, como todo el mundo. Nuestro taxista dicharachero nos deja en la puerta del monumento pocos minutos después. La vista es impresionante desde aquella peña donde el Pasha mandó a construir su edén personal, y el interior lo supera. El barroco según el Imperio Otomano, para entendernos, puertas, columnas y arcos, colmando cada detalle a la vista. La alfombra de la mezquita está a punto de recibir el premio al algodón-no-engaña, y nos imaginamos cómo Sherezade podía comprar su libertad, deleitando al Pachá cada noche en aquellas estancias pertrechadas de todo el confort imaginable.

Volvamos, hay que llegar a Van esta noche. No contábamos con la pluviometría del lugar, esto pasa por no leerse los Santos Evangelios. De repente, alguien ha organizado un pequeño simulacro de Diluvio Universal, y los dolmus que tenían que pasar cada cinco minutos, no aparecen en el horizonte. La cosa se pone seria, enviamos por delante a tres de nuestros componentes por la vieja técnica de enseñar una pierna depilada y que algún coche se detenga. Al poco, llega el minibús y nos montamos en él el resto. Antes de bajar a la otogar tenemos que recoger a otra expedición soprendida por el diluvio, con carrito de niño, parasol y barbacoa. Los dolmus turcos son una singularidad del espacio-tiempo, todo puede caber en uno de ellos.

Más abajo se viven momentos de confusión. En unos momentos pasamos de que no haya más buses para Van a casi tener que salir pitando. Pero al final, todo controlado, en unas horas estamos a orillas del lago, buscanco nuestro youth hostel y un restaurante con vistas para cenar. Mañana seguimos, etapa marítima en tierra firme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s