Begoñitas y patricios

IMG_5310

Ha llegado el momento de dejar atrás Estambul. Nuestro taxi gran luxe, nada que ver con la tarifa de habitación económica de los últimos días, nos espera puntual en la puerta del hotel. Como era de esperar, hacía falta la mitad de tiempo para llegar al aeropuerto que lo predicho por el recepcionista, así que llegamos somnolientos a la máquina de checking automático. Apostemos por la modernidad turca, va, y saltémonos esa cola para el mostrador. Después de introducir todos los datos habidos y por haber de los cinco pasaportes, la máquina decide que falta o sobra alguna coma y que todo está mal. Lo intentamos de nuevo sin suerte, así que a hacer la cola.

Sorteados todas las puertas y controles, conseguimos desayunar y empujar el tiempo hacia adelante hasta embarcar. Del vuelo nadie recuerda nada, nos resarcimos del madrugón hasta que de repente, casi dos horas después, vemos aparecer la estepa en la que nos disponemos a aterrizar.

-¿Turismo? ¿Venís a hacer turismo a Kars?

El orondo oriundo nos informa sobre cómo llegar a la ciudad en autobús en un aceptable inglés, mientras fuma su pipa electrónica. Efectivamente, una vez se ha llenado el vehículo, parte hacia Kars y en un momento llegamos a la terminal. El hotel no está lejos, y después de solventar el malentendido con nuestra reserva gracias a los buenos oficios de google translator, estamos instalados en el mejor alojamiento de la ciudad, tal y como prometían las fotos de la página web.

Es tarde, buscamos algún sitio cercano para comer algo a deshoras en esta ciudad de provincias. Pero encontramos un restaurante donde nos ofrecen diligentes pide y otras delicias locales que escogemos señalándolas con el dedo sobre la carta.

El cuerpo pide siesta y aprovechar las horas hasta que el resto de la expedición se encuentre con nosotros. Provenientes de Georgia, el equipo de begoñitas se funde con los patricios, según la jerga familiar, volviendo a juntar la mítica alineación que recorrió el África Occidental algunos capítulos atrás, más alguna nueva incorporación. Besos y abrazos, anécdotas de fronteras y taxistas, y un paseo para situarnos en Kars, otro destino conocido por la afición topanista, muchos más episodios antes todavía.

Nos dirigimos al castillo, una fortaleza situada sobre un promontorio a las afueras de la ciudad. Como si fuéramos unos lugareños más, subimos la cuesta hasta la bandera roja que ondea en la cima, deleitándonos con las vistas al atardecer. Unos selfies y nos echamos unos tes y unas limonadas de sobre en el chiringuito que alguna mente brillante ha inaugurado desde la anterior visita, para mimetizarnos más todavía con el pueblo. Mientras oímos a la banda local desgranar su repertorio, seguimos con la anécdotas de viajeros consumados, agradeciendo la rebequita que esta vez sí hemos traído.

Después de algunos tumbos por las calles de Kars, conseguimos encontrar el sitio para cenar. ¿Y puedo preguntar qué les trae por aquí? Somos la atracción del pueblo, a estas horas todo el mundo debe saber que ocho turistas del otro lado del Mediterráneo han elegido estos lares para pasar sus vacaciones. Lo bueno es que, a pesar de las protestas de los camareros, nos tienen abierto el restaurante hasta algo más tarde de lo normal, para deleitarnos con una çorba de lentejas realmente buena.

Hala, una sopita y a dormir, mañana nos reencontraremos también, pero con la Antigüedad.

Anuncios

Un comentario en “Begoñitas y patricios

  1. Begoñitas y patricios juntos, me ha recordado a aquellos ensamblajes de naves en el espacio…. Que tengáis una buena entrada en la Antigüedad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s