Camareros de nuestro amor

IMG_5269 (640x480)

Mustapha trabaja en uno de esos barcos que salen continuamente de los muelles de Eminëmü hacia cualquier barrio que la ciudad haya decido levantar a orillas del Bósforo. Estambul no es una ciudad en realidad, sino más bien una tribu de ciudades que se miran y se tocan a través de la corriente del agua. No tiene un centro reconocible, aunque quizás Taksim, en la cima de Galata, haga de hermana mayor e intente acoger en su perímetro a la multitud en los días escogidos.

La gente viene y va de todos esos centros y barrios instalados en las montañas, que parecen escalar rápidamente para no mojarse los pies en el Mar de Mármara. En esos barcos, Mustapha sirve día tras día el te. Luce bigote y un chalecho negro que se quita cuando llega el calor, hasta se le ve la camiseta de canalé y tirantes si se le salta un botón.

¿Por qué no tomar un té, o mejor un zumor de naranja, acompañado de un pretzel, una baclava o incluso una tostada con queso, mientras vamos a Karaköy? Mustapha recorre la cubierta con su bandeja repleta de vasitos de cristal en forma de jarrón, platillos, cucharillas y terrones de azúcar. Allí donde una mano se levanta, él acude, sorteando piernas, maletas y bultos. Se cobra las liras, recoge los usados y alcanza los nuevos, repletos de çay negro, con todo el equilibro adquiridos durante años de malabarismos. Cuando ha agotado su cargamento, baja a la barra de la cubierta inferior, donde otro de esos camareros que parecen formar parte del aparejo de la nave, ya ha exprimido su vieja máquina de agua caliente y le espera con otro surtido de tes.

Así cien años o mil, todo el tiempo que haga falta, mientras alguien quiera alcanzar la otra orilla. Esos transbordadores son las verdades plazas y alamedas de Estambul, donde todo el mundo aprovecha para descansar y deleitarse con lo que el pasado les dejó en el horizonte

El día se ha levantado revuelto, tenemos dos bajas en el equipo que prefieren no participar en la excursión propuesta para el día de hoy. Así que dividimos la expedición, unos nos quedamos en la enfermería, y nos damos a la lectura y al descanso con el WC a mano, y otros visitan la iglesia bizantina de Chora. No hay reporte detallado de esa incursión cultural artística, pero parece que vale la pena.

Después de comer en mode local justo detrás de nuestro alojamiento, recorremos el mercado egipcio y tomamos uno de esos barcos de Mustapha hacia Besiktas. Queremos ver una de esas joyas de la arquitectura moderna, que al final resultan mucho más atractivas en las revistas que en vivo. El mercado de pescado no tiene mayor interés, así que aprovechamos para acabar de ver el barrio, que tampoco nos parece gran cosa, y avituallarnos de medicamentos para nuestros pacientes.

De vuelta, nos deleitamos con una de esas terrazas que dominan Estambul desde las alturas. Queremos cenar, pero no va a resultar fácil, my friend.

-¿Rice? ¿Qué carajo es rice?

El camarero del restaurante reconvertido a fumadero de cachimbas con vistas, suda la gota gorda para entender que el estómago no está para alegrías. ¿Cómo se dibuja el arroz para echar una partida de pictionary con el amigo? Si es que además no se ve ni torta, ¿ustedes no han venido aquí a jurarse amor eterno, para qué quieren luz? Bueno, pues tráiganos unos espaguetis ligeritos, con una pizquita de aceite de oliva. Finalmente aparece un ángel afgano salvador, de esos que consiguen llegar de alguna manera mágica a estas tierras por la ruta de la seda. Además de darnos una pequeña lección de turco y farsi, podemos por fin acabar la cena en platos y con pan. Eso sí, los espaguetis con guindilla, muy buenos.

Mañana abandonamos el Bósforo hacia el Este, hay que madrugar para estar atentos a todo lo que siga pasando.

Anuncios

Un comentario en “Camareros de nuestro amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s