Last paella to #Iran

last paella

¿Lo tenemos todo? Tiritas, aspirinas, libros, guías, tablets, linternas, mochilas. ¿Chirucas o chancletas? ¿Habrá wi-fi? Me han dicho que están prohibidas las redes sociales, pero que luego se meten unas fiestas en privado en las que no falta de nada, una amiga que tengo que vende alfombras persas en la Gran Vía, a mejor precio que allí, cuidado con las compras no nos vayan a timar. Se consigue cualquier tipo de cerveza, siempre hay un taxista que consigue lo que quieras. Y si llega la policía y te pillan sin el velo luciendo el último modelito de Zara, se arregla fácilmente, parece que hay hasta una tarifa estipulada según el número de asistentes.

Pasaporte, visado, seguro, divisas. Hay que ir al piso de arriba al llegar al aeropuerto de Teherán, que es donde te hacen bien el cambio a riales. Qué gracias, se llama Ayatola Jomeini, como la canción aquella de Siniestro Total. La de la agencia de viajes me ha dicho que los billetes de vuelos internos nos los puede sacar, que para eso internet, no. Vaya lista esta. Pues fulano viene y menganito también, que fijo que nos vemos. La tumba de Artajerjes va a ser como Las Ramblas, vamos, tendríamos que haber puesto una tienda de visados a Irán, como la espavilada de la agencia de viajes. Eso sí que ha sido un pelotazo. Seguro que ha tenido algo que ver en el acuerdo ese internacional de paz para no tirarse bombas nucleares este verano.

Qué emoción, parece mentira, tanto tiempo planeándolo, hasta me fui a Ripollet a renovarme el pasaporte para que la fiera de los visados no se estresara. Ultimos taquitos de jamón, un vermut de aperitivo, venga, prueba el vino. No sé porqué nos metemos una paella de despedida, nos vamos a hartar de arroz estos días, pero si no habrá otra cosa que arroz con pollo, ya verás. ¿Más vino? No me fío de tu amiga la de las alfombras, luego vamos a estar mendigando una cerveza por los hoteles de lujo de Persépolis, ya verás. Anoche me despedí con un gintónic, hasta había pensado llevarme una petaquita para el camino, pero tal y como se han puesto con el golpe de estado en Estambul, no pasa de El Prat.

¿Manga larga o manga corta? Me han dicho que las playas son separadas, por sexos, como los coles del opus, con una valla hasta dentro del agua, no se puede ir con cámara de fotos, aunque luego las veas en alguna de esas fiestas que abastecen los taxistas. ¿Tren o bus? Venga, cuelga el mapa ahí en la pared, aunque sea con celo y vamos a trazar un plan.

Mañana volamos a Irán, esto no ha hecho nada más que comenzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s