Pere, esta noite funaná

Rincao 3Quizás no sepan ustedes que la felicidad hay que salir a buscarla a la calle, que no llega leyendo el perfil de ningún amigo en Facebook, adquiriendo los elixires que venden en la teletienda o viviendo la vida que se supone toca vivir a nuestra edad.

Pere nos intercepta ya en Assomada, al oír hablar con el inconfundible timbre del imperio, a punto de de abordar el transporte combinado de litronas, pescados, huevos y pasajeros hacia Rincão. A las primeras de cambio pasamos al catalán, como producto de la camaradería creciente con aquel jubilado de Vall-de-roures.

– Ostia, nano, ¿y tú eres de Sant Boi? Allí iba yo a bailar de joven, al Samboyano.

Ya sabíamos aquello de que el mundo es pequeño, y Cabo Verde más, pero encontrarse aquí a un colega de juergas de los abuelos, no deja de tener su encanto.

Rápidamente nos pone al día de sus proyectos constructivos: prepara una casa con jardín japonés, autoconstruida, en el terreno que le ha cedido la familia de su nueva compañera caboverdiana. Desde la cocina que proyecta, más grande que nuestra casa entera, se ve esa ensenada de piedras que ahora pisamos, y en la que los pescadores llenan los descomunales cubos de pescado que las mujeres de Rincão transportan en sus cabezas, rumbo a Assomada.

– Qué passa, Pere? Esta noite funaná?

Nos saluda el cabecilla local del partido, viejo comandante de las fuerzas portuguesas en Angola que se pasó a las fuerzas guerrilleras. Todo el mundo conoce a Pere, y todo el mundo lo espera en el baile esta noche, sobre todo la barra femenina local, poco acostumbrada a tanta condescendencia masculina. Hay excitación en el ambiente, se nota, es sábado y todo el pueblo se está mentalizando para el baile.

Pere nos quita de la cabeza la idea ir a Ribeira da Barca y nos encamina por la ribeira, un paisaje horadado, repleto de pequeñas canteras en el que, igual que las gemelas Rosa María y María Rosa, las mujeres de Rincão no se cansan de separar la arena de las piedras. Las gemelas ya se relamen también, pensando en el baile nocturno, y aprietan la marcha con la pala y el cedazo. Nosotros hacemos lo propio, sorteando los trapiches de donde sale el grogue y los intentos de timo por parte de la fauna local. No nos vamos a llevar una botella por 15 euros, que no. Llegamos al final del recorrido, más que nada por el calor que empieza a golpear nuestros cogotes y por la incógnita de si al final también nosotros nos quedaremos a ver el auténtico funaná. Palmeras al fondo de una montañas que caen a plomo, una hendidura brutal en el corazón de la isla, que dejamos atrás al girar la espalda buscando otra vez el mar.

El cacique local nos deja en la plaza del pueblo, después de enseñarnos la fábrica de grogue y despotricar de la política local, ante nuestras preguntas sobre cómo consiguen el agua para regar la caña de azúcar en aquel secarral. Pere acude a nuestro encuentro y nos agasaja con la mejor fritura de morea nunca vista y una tortilla de patatas a la altura de las circunstancias. Nos entregamos al placer de la sobremesa, que corran el grogue con hierbas y los cubatas de ron malejo, por favor. Qué placer encontrar un rincón en el mundo, ¿verdad? Saber que después del Imperator y del Camoa, aquello no acabó, que existe un lugar donde eres bienvenido y alguien te invita a la pista y luego a uno de esos somieres que se ven encima de los techos de cemento inacabados. Qué secreta satisfacción pensar en todos aquellos que conociste en Sant Boi, que se quedaron esperando la felicidad, quizás, y la felicidad estaba oculta allí, al final de una carretera a ninguna parte.

Antes de subirnos al último transporte hacia la civilización, prometemos que volveremos y que no le contaremos a nadie que estuvimos en las Fuentes de la Juventud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s