Lo que nos queda del Imperio

Queridos topanistas, de nuevo estamos en África.

Esta vez, en misión exploratoria de los restos de nuestro glorioso imperio de ultramar, por el que tanta sangre se derram ó, en mil y una batallas y campañas de indudablemente inspiradas en el genio del gran Laslo.
Empezamos en Melilla, toda una joyita por descubrir. Ahora nos explicamos aquello que dicen los indígenas: “¿Melilla? Nada, no vengáis”. Una burda maniobra para protegerse de las hordas de turistas peninsulares y allegados.
Nos hemos machacado el estómago, ante las inexpugables baluartes de la ciudad, con sendas raciones de chopitos, salmonetes y ensalada de pimientos. Y luego, u n paseíto, siguiendo los signos de nuestros expedicionarios, como podéis ver, todos viviendo debajo de un puente.

Mañana, cruzamos la fronterahacia Al-Hoceima, a la búsqueda del siempre fiel Peñón de Alhucemas, en cristiano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s