El maestro y su discípula

Absorta por la obra del maestro, en este marco incomparable, cuna de gloriosos navegantes, nuestra amiga topanista dispara a diestro y siniestro su Lumix, sin hacerse leído las instrucciones (tanta es y tan incontenible la emoción).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s